martes, 31 de enero de 2012

Catalina I de Aragon

Catalina de Aragón (Alcalá de Henares, 15 dic de 1485 - Kimbolton Castle, Inglaterra 7 de enero de 1536). Infanta de Aragón y Castilla, hija de los Reyes Católicos, fue reina consorte de Inglaterra como la primera de una lista de un total de 6 esposas del rey Enrique VIII Tudor. Fue la madre de la Reina María I de Inglaterra.

Nacida en el Palacio arzobispal de Alcalá de Henares, fue la menor de las hijas del rey Fernando II el católico y de la reina Isabel I la Católica. Era tataranieta del rey Eduardo III de Inglaterra y prima en cuarto grado del rey Enrique VIII y de la reina Isabel de York. Esta hija era la que más se parecía a su madre: rubia, de ojos claros, decidida e inteligente. Catalina recibió una esmerada educación apegada al catolicismo digna de una futura reina, aprendiendo lenguas romances de la península ibérica, francés, flamenco, inglés, latín y español. También fue instruida en danza y música. A los 6 años contempló la emocionante y vistosa toma de Granada. Allí se quedó a vivir con sus padres, porque Isabel y Fernando siempre consideraron que la capital de España solo podría ser la ciudad de Granada. Pasaron los años y Catalina abandonó Granada junto con su família para instalarse en Santa Fe.

Catalina fue prometida en matrimonio en el año 1489 con el príncipe Arturo de Gales, primogénito de Enrique VII de Inglaterra, en el llamado tratado de Medina del Campo. A Catalina le causó un gran daño moral abandonar la Alhambra, ya que allí había pasado su niñez y adolescencia. A la edad de 15 años, el barco de la infanta levó anclas desde La Coruña hacia Inglaterra.

Tras 1 mes de navegación, Catalina llegó al puerto de Plymouth, donde fue recibida por el obispo de Bath, representante del príncipe. El 14 de noviembre fue desposada por el desconocido y enfermizo Príncipe de Gales en St. Paul's Cathedral de Londres. Causó una gran impresión en el Rey de Inglaterra. Como príncipe de Gales, Arturo fue enviado a Ludlow's Castle en Shropshire para presidir el consejo de Gales y fue acompaádo por la ahora princesa de Gales. Unos pocos meses después, el príncipe murió a causa de una epidemia conocida como el sudor inglés, dejando una princesa viuda y virgen.

Los intereses de ambas coronas, la pérdida de una cuantiosísima dote por parte de los españoles y la pérdida de un fiel y poderoso alidado por los ingleses, llevaron a negociar el matrimonio de Catalina con el siguiente en la línea de sucesión, el príncipe Enrique, hermano del difunto Arturo, que solo tenía 11 años. Catalina testificó que debido a la juventud y carácter enfermizo del príncipe, el matrimonio no había sido consumado, hecho que fue certificado con una dispiensa del Papa Julio II para que el matrimonio con Enrique fuera posible.

En 1509 murió el rey Enrique VII de Inglaterra. Su hijo asumió el reinado como Enrique VIII de Inglaterra, de la dinastía Tudor, mostrando su deseo por casarse cuanto antes con la infanta española. Por esa razón, dos meses más tarde, en la Grey Friars Chapel, Catalina fue nuevamente desposada tras una larga espera de 7 años llena de incertidumbre. Tenía 23 años mientras que el rey acababa de cumplir 18. Tanto como princesa de Gales como siendo reina, Catalina fue extremadamente popular entre el pueblo inglés. Llegó a gobernar la nación inglesa como regente, mientras Enrique invadía Francia. Catalina, en persona, cabalgó al frente de las tropas de reserva que derrotaron y dieron muerte al rey de Escocia en 1513. Para entonces Catalina había dado a luz a una niña muerta y había visto morir al heredero al trono.

 Fue un matrimonio feliz para ambos (con infidelidades por parte del rey) durante 18 años, hasta que Enrique VIII comenzó a preocuparse seriamente ante la necesidad de un heredero varón y el fin de la fertilidad de la reina.

Durante su matrimonio tuvieron varios hijos:

  • Un hijo (1510), murió en el pos-parto.
  • Enrique (1 de enero de 1511 - muere 52 días después), Principe de Gales y Duque de Cornualles.
  • Un aborto (1513).
  • Enrique (1514 - muere al mes de nacer), Príncipe de Gales y Duque de Cornualles.
  • María I de Inglaterra (1516 - 1558), Princesa de Gales y Duquesa de Cornualles, posteriormente fue Reina de Inglaterra e Irlanda. Reina consorte de España, Nápoles, Sicilia y Cerdeña. Duquesa consorte de Milán y Borgoña y Soberana consorte de los Países Bajos.
  • Otro aborto (1518).

El nacimiento de un varón se hacía esencial para el soberano.

La dinastía Tudor era nueva y su legitimidad estaba aún en entredicho. Ninguna reina había gobernado exitosamente en Inglaterra por derecho propio.

En 1520 el sobrino de Catalina, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y rey de España, visitó Inglaterra, y la reina comenzó rápidamente una política de conseguir una alianza tanto con él como con Francia. Inmediatamente después de la partida del emperador, la reina acompañó al rey a Francia, para una visita a Francisco I de Francia, recordándose el encuentro como el campo de la tela de oro. Sin embargo, a los 2 años, se declaró la guerra contra Francia y nuevamente el emperador fue recibido en Inglaterra para hacer planes sobre el matrimonio de la princesa María.

El rey, enamorado de Ana Bolena, solicitó la nulidad eclesiástica a la Iglesia Católica con el pretexto de que su matrimonio era ilegítimo por haber sido Catalina su cuñada. La actitud inicialmente favorable del Papa Clemente VII se modificó ante la negativa de Catalina y las presiones del emperador Carlos V, poco dispuesto a ver comprometida su estrategia y defensor de su tía.

En plena efervescencia protestante, la cuestión se convirtió en una viva polémica sobre la primacia papal. Por último, Enrique se casó con Ana Bolena, ya embarazada de la futura reina Isabel I. El arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer, anuló el matrimonioo del rey con Catalina. Enrique VIII se separó de la obediéncia a la Iglesia Católica de Roma y se hizo reconocer como jefe supremo de la nueva Iglesia de Inglaterra.

Catalina y María fueron confinadas sucesivamente en Ampthill's Castle, en Buckden's Castle y en Kimbolton's Castle, donde Catalina murió a la edad de 50 años, víctima de un cáncer de corazón.

Aunque nunca renunció al título real, fue enterrada en Peterborough's Cathedral con un funeral propio de Princesa viuda en lugar de una reina.

lunes, 23 de enero de 2012

Hablemos de la bulímia

La bulimia o bulimia nerviosa forma parte de un trastorno psicológico y alimentario. Es un comportamiento en el cual la persona se aleja de las pautas de alimentación saludable, consumiendo comida en exceso, durante períodos de tiempo muy cortos, para después buscar o eliminar el exceso de alimento a través de ayunos, vómitos, purgas o laxantes.

Una de sus características esenciales es la presencia de atracones compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpabilidad y sensación de angustia y pérdida de control mental por haber "comido en exceso". Se suele alternar con episodios de ayuno o de muy poco consumo de alimentos, pero al poco tiempo vuelven a surgir  episodios de compulsividad.

Un atracón consiste en consumir, en un tiempo inferior a 2 horas, una cantidad de comida muy superior a la que la mayoría de los individuos comerían.

Otra característica esencial de la bulímia la constituyen las conductas compensatorias inapropiadas para evitar la ganancia de peso. Muchos individuos usan diferentes medios para intentar compensar los atracones: el más habitual es la provocación del vómito. Este método de purga lo emplean del 80 al 90% de las personas que acuden a centros clínicos para recibir tratamiento. Los efectos inmediatos de vomitar consisten en la desaparición inmediata del malestar físico y la disminución del miedo a ganar peso. Otras conductas compensatorias son: uso excesivo de laxantes y diuréticos, realización de ejercício físico en exceso y pasar periodos de ayuno.

Tanto el DSM-IV como el CIE.10 coinciden en que, para poder diagnosticar la bulimia nerviosa, los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas deben tener lugar al menos 2 veces por semana durante 3 meses.

Tipos:

Se clasifica según la conducta compensatoria:

  1. Purgativo: cuando la conducta compensatoria es el vómito, los laxantes, toma excesiva de agua para provocar el vómito, diuréticos, uso de medicamentos vomitivos (como jarabe de ipecacuana) e incluso la infección inducida (no accidental) por Taenia Solium.
  2. No purgativo: cuando se llevan a cabo conductas compesnatorias como ejercicio físico intenso, largos periodos de ayuno. Solo se da entere el 6 i 8% de los casos de bulimia, ya que es un método menos efectivo evacuar el alimento.
Efectos

  • Bronco-aspiración.
  • Rotura esofágica o gástrica.
  • Neumotórax.
  • Hipopotasemia.
  • Arritmias cardiacas.
  • Ansiedad o compulsión por comer.
  • Obsesión por mantener un peso corporal por debajo de lo normal.
  • Abuso en el consumo de medicamentos laxantes y diuréticos.
  • Seguimiento de dietas diversas.
  • Deshidratación.
  • Amenorrea y esterilidad.
  • Inestabilidad en el peso.
  • Aumento en la frecuencia de caries dentales.
  • Infección de glandulas salivales.
  • Pérdida de cabello.
  • Desmayos muy frecuentes, mareos.
  • Heridas de la mucosa bucal.
  • Dolores de cabeza y migraña.
  • Desgarros faríngeos.
  • Piel seca.
  • Debilidad muscular.
  • Disfonía.

domingo, 22 de enero de 2012

Isabel la Católica

Isabel I de Castilla, más conocida como Isabel la Católica (Madrigal de las Altas Torres 1451 - Medina del Campo 1504) fue reina de Castilla, reina consorte de Sicilia y de Aragón.

Isabel de Castilla, hija de Juan II de Castilla y de su mujer, Isabel de Portugal, nació en Madrigal de las Altas Torres, el Jueves Santo de 1451, en el palacio que hoy ocupa el Monasterio de Nuestra Señora de Gracia. Madrigal era entonces una pequeña villa de realengo donde circunstancialmente residía su madre, Isabel de Aviz, y de ella recibe el nombre que entonces no era frecuente en España.

Dos años después, en Tordesillas, nació su hermano Alfonso. Con anterioridad, y fruto del matrimonio entre Juan II de Castilla y María de Aragón, había nacido Enrique, hermano de padre de Isabel, que ocuparía el trono en 1454 y sería conocido como Enrique IV el Impotente.

A la muerte de su padre en 1454, se retiró con su madre y su hermano Alfonso a la villa de Arévalo donde vería los ataques de locura de su madre, Isabel. Esta es una época de dificultades, incluso económicas, pues aunque su padre había dejado importantes disposiciones testamentárias en favor de su madre y de ella, el rey Enrique IV las incumple reiteradamente. En esta adversidad Isabel se fortaleció con lecturas evangélicas y libros de piedad. También le ayudó su amistad con Santa Beatriz de Silva, a la que luego ayudaría en la fundación de la Orden de las Concepcionistas Franciscanas y a la que donó los palacis de Galiana en la ciudad de Toledo. Otras personas importantes en este momento fueron Gutierrez de Cárdenas, su esopsa Teresa Enríquez y Gonzalo Chacón.

En 1461, Isabel y su hermano Alfonso son trasladados a Segovia, lugar donde se emplazaba la Corte, por estar cercano el nacimiento de la hija de los reyes, doña Juana de Castilla. Pronto se la apodó Juana la Beltraneja, porque según los rumores de la época era hija de la reina, doña Juana de Portugal, y de Beltrán de la Cueva.

Los nobles, ansiosos de poder, enfrentaron a su hermano Alfonso (de 12 años) con su hermanastro el rey Enrique, deponiéndolo en la "Farsa de Ávila". En 1468, su hermano Alfonso, murió envenenado en Cardeñosa. En un principio se pensó que fué víctima de la peste, pero el médico que lo examinó no encontró indicios de tal enfermedad. A pesar de las presiones de los nobles, Isabel rechazó proclamarse reina mientras Enrique IV estuviera vivo. Consiguió que su hermano le otorgara el título de Princesa de Asturias.

Isabel se constituyó así como heredera de la corona castellana, por delante de Juana, su sobrina, a quien la nobleza no consideraba legítima para ocupar el trono, por las dudas que había sobre su paternidad. A partir de este momento, Isabel pasa a residir en Ocaña, villa perteneciente a Juan Pacheco, marqués de Villena. El rey inicia contactos diplomaticos con otras casas reales para lograr un acuerdo matrimonial que le reporte beneficios.

Desde los 3 años, Isabel había sido comprometida con Fernando, hijo de Juan II de Aragón. Sin embargo, Enrique IV rompió este compromiso, 6 años más tarde para comprometerla con Carlos, príncipe de Viana. El matrimonio no llegó a consolidarse por la férrea oposición de Juan II de Aragón. También fueron infructuosos los intentos de Enrique IV por desposarla con el rey Alfonso V de Portugal (20 años mayor que ella). El rey logró reunirlos en el Monasterio de Guadalupe, pero ella lo rechazó, debido a la diferencia de edad entre ambos.  A los 16 años, fue comprometida con don Pedro Girón, Maestre de Calatrava y hermano de don Juan Pacheco. Don Pedro murió de un ataque de apendicitis, mientras realizaba el trayecto para encontrarse con su prometida.

El 18 de septiembre de 1468, Isabel fue proclamada Princesa de Asturias por medio de la Concordia de los Toros de Guisando, revocando Enrique IV el anterior nombramiento de su hija Juana.


Más tarde, el rey trató de casarla con el duque de Guyena, hermano de Luis XI de Francia; de nuevo, Isabel se negó. El monarca francés pidió entonces la mano de Juana para su hermano, el duque de Guyena; Luis XI quería alejar al duque de su entorno por suponer una amenaza para él. Los esponsales se llevaron a cabo en Medina del Campo (1470), pero el duque murió en 1472 en circunstancias sospechosas, antes de conocer a la novia.


Mientras tanto, Juan II de Aragón, intentó negociar la boda con su hijo Fernando en secreto con Isabel. Isabel y sus consejeros consideraron que era el mejor candidato para esposo, pero había un impedimento legal, ya que eran primos. Necesitaban, por tanto, una bula papal que les exonerara de la consanguinidad. El Papa, no llegó a firmar este documento, temeroso de las posibles consecuencias negativas que ese acto podría acarrearle; no obstante, era proclive a esta unión conyugal, por atraerse a la Princesa Isabel, una mujer de marcado carácter religioso, debido a la amenaza que respresentaban los árabes en sus Estados Pontifícios. Por ese motivo, ordenó a don Rodrigo Borgia dirigirse a España como legado papal para facilitar este enlace.


Los escrúpulos de Isabel para contraer matrimonio sin contar con la autorización papal impedían realizar la ceremonia. Con la connivencia de don Rodrigo Borgia, los negociadores presentaron una supuesta bula emitida en junio de 1464 por el anterior Papa, Pío II, a favor de Fernando, en el que se le permitía contraer matrimonio con cualquier princesa con la que le uniera un lazo de consanguinidad de hasta tercer grado. Isabel aceptó y se firmaron las capitulaciones matrimoniales de Cervera, el 5 de marzo de 1469. Para los esponsales, y ante el temor de que Enrique IV abortara sus planes, en mayo de 1469, y con la excusa de visitar la tumba de su hermano Alfonso (que reposaba en Ávila), Isabel escapó de Ocaña; donde era custodiada estrechamente por don Juan Pacheco. Por su parte, Fernando atravesó Castilla en secreto, disfrazado de mozo de mula de unos comerciantes. Finalmente, el 19 de octubre de 1469 contrajo nupcias en el Palacio de los Viveros de Valladolid con Fernando, rey de sicilia y Príncipe de Girona.


Este matrimonio costó a Isabel el enfrentamiento con Enrique IV, que llegó a paralizar la bula papal de dispensa por parentesco, pero en el año 1471 el Papa Sixto IV eliminó las dudas sobre la legalidad canónica del enlace.


Isabel es proclamada Reina de Castilla en el año 1474, tomando como base el Tratado de los Toros de Guisando. Des de el Alcázar de Segovia se dirigió a la Iglesia de San Miguel. Tras jurar por Dios, por la Cruz y por los Evangelios que sería obediente a los mandamientos de la Santa Iglesia, le juraron lealtad. Luego, entró en el interior del templo, portando el pendón de Castilla y abrazada a sus pliegues.


Fue una mujer con mucho carácter y decisión proipa. Con sus hijos fue severa, pero buena madre, haciéndoles entender que tenían unas obligaciones por su rango y que debían sacrificarse mucho por este motivo. Creyó en los proyectos de Cristóbal Colón.


Durante el reinado común con Fernando se produjeron hechos importantes para el futuro del reino, como el establecimiento de la Santa Inquisición, la creación de la Santa Hermandad, la incorporación del Reino Nazarí de Granada, la unificación religiosa de la Corona Hispánica, basada en la conversión forzada de los judíos y los musulmanes so pena de expulsión. Por último, la anexión de Navarra.


Al final de sus días, las desgracias familiares se cebaron con ella, lo que valió que algunos cronistas de la época realizaran una similitud entre la reina y la Virgen María en sus Dolores. La muerte de su único hijo varón y el aborto de la esposa de éste, la muerte de su primogénita y de su nieto Miguel, la locura de su hija Juana, los desaires de Felipe el Hermoso y la incertidumbre de su hija Catalina tras la muerte de su esposo inglés, la sumieron en una profunda depresión que hizo que vistiera de luto íntegro. Su espiritualidad recia deja constancia en lo que dijo al conocer la triste noticia de la muerte de su hijo: "El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea su santo nombre".


Recluida en Medina del Campo, cuando enfermó de un cáncer de útero que la llevó a la tumba, mandó que las misas por su salud se tornaran por su alma, tan segura estaba de su propio fin. Estando aún consciente, pidió la extremaunción y el Santísimo Sacramento.


Falleció poco antes del mediodía del 26 de noviembre de 1504, en el Palacio Real de Medina del Campo (Valladolid).


En primer lugar fue inhumada en el monasterio de San Francisco de la Alhambra, en una sencilla sepultura, según su deseo. Poco después, sus restos mortales, junto con los de su esposo Fernando el Católico, fueron trasladados a la Capilla Real de Granada. Su hija Juana I de Castilla (Juana la Loca) y Felipe I de Habsburgo (Felipe el Hermoso), también reposan allí. Más tarde se enterró en este lugar a su nieto Miguel y a su hija Isabel, que falleció a los 2 años de edad.

Hablemos de la Anorexia...


La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que supone una importante pérdida de peso provocada por el propio enfermo que puede conducirle a un estado de inanición, es decir, a una situación de gran debilidad ocasionada por un consumo deficiente de nutrientes esenciales.

El término anorexia se emplea, en general, para describir la inapetencia o falta de apetito. A veces la anorexia puede aparecer como un síntoma de una enfermedad y no como una enfermedad mental en si misma.

La anorexia nerviosa, por el contrario, no es un síntoma, sino una enfermedad específica caracterizada por una importante pérdida autoinducida de peso, acompañada por una distorsión de la imagen corporal y puede tener consecuencias muy graves para la salud del enfermo.

Se pueden analizar sus características desde diferentes perspectivas.

  • Hábitos alimenticios: las personas que padecen de anorexia nerviosa diminuyen de forma voluntaria, total o parcialmente, el consumo de alimentos y seleccionan aquellos que ayudan a la reducción de peso. Llegando a realizar un registro diario de las calorías consumidas y muestran un comportamiento obsesivo por las comidas.
  • Conducta: el comportamiento de las personas que padecen este trastorno es muy variable dependiendo del paciente y de la fase de la enfermedad. Al principio, mienten constantemente alos que le rodean, normalmente a la familia, como método para evitar las comidas y acelerar el proceso de pérdida de peso. Otros pacientes practican ejercicio en exceso o se provocan vómitos de forma intencionada. Algunos toman laxantes y diuréticos para intentar acelerar el proceso. Con el paso del tiempo muchos pacientes van aceptando su enfermedad y dejando de mentir, otros no consiguen llegar a esa etapa.
  • Autoestima: se considera que la anorexia nerviosa existe una sobrevaloración de la importancia que tiene la forma corporal. Se percibe la propia imagen corporal distorsionada, es decir, más grande de lo que realmente es, por lo que se busca de manera continua el adelgazamiento. Los pacientes pueden sufrir además diferentes trastornos mentales: depresión, ansiedad, tristeza infundada, pensamientos irracionales y hábitos autolesivos.
La enfermedad existe desde la antigüedad, se conocen casos descritos desde la Edad Media. En el año 1870, William Withey Gull utilizó por primera vez la expresión "Anorexia Nerviosa" en una conferencia en Oxford y la describió como una enfermedad de origen psicológico. Casi al mismo tiempo, Charles Lasègue realizó estudios sobre el trastorno y lo llamó "Anorexia histérica" para resaltar el origen psíquico de la alteración alimentaria. A principios del siglo XX, comenzó a tratarse desde el punto de vista de la endocrinología y, a partir de los años 30, se estudia dentro de la psicología y la psiquiatría.

Tipos de anorexia nerviosa segun el DSM-IV (manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales)

  1. Restrictiva: se caracteriza porque el paciente intenta disminuir el peso realizando dieta y practicando ejercicio físico en exceso. No existen vómitos autoprovocados ni consumo de fármacos para acelerar la acción de la dieta.
  2. Purgativa: Además de la dieta y el ejercicio, la persona afectada por esta modalidad se provoca el vómito y se purga con laxantes, generalmente intenta ocultarlo para que nadie lo sepa. Es frecuente que esta práctica se difunda a amigas o se copie de series de TV. Además consumen diversos fármacos que supuestamente pueden ayudar en la disminución del peso.
Síntomas físicos

Algunas de las alteraciones más frecuentes que se producen en el organismo són:

  • Pérdida excesiva de peso. El índice de masa corporal es menor a 17.5 en adultos, o el 85% del peso esperado en niños.
  • Retraso en el crecimiento.
  • Alteraciones hormonales que provocan amenorrea (interrupción del ciclo menstrual) en mujeres y reducción de la líbido e impotencia en hombres.
  • Síntomas de inanición como alteraciones del metabolismo, ritmo cardíaco lento (bradicardia), hipotensión, hipotermia, anemia, plaquetopenia (siminución del número de plaquetas), alopecia, aparición de lanugo (o vello de bebé) y uñas frágiles.
  • Disminución de minerales y electrolitos.
  • Disminución de la función del sistema inmune.
  • En estados muy avanzados se produce SDMO (síndrome de disfunción multi-orgánica), en el cual a la persona comienzan a fallarle los diferentes sistemas corporales.
  • Muerte, por inanición o por suicidio.
Síntomas psíquicos:

  • Personalidad rígida.
  • Pensamiento obsesivo relacionado con el peso y los alimentos.
  • Obsesión por la imagen y forma corporal.
  • Alteración de la auto-percepción.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Aislamiento social o fobia social.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Conductas agresivas.
  • Pensamientos suicidas.

Luisel Ramos. Modelo (12 abril de 1984 - 2 agosto de 2006) padecía de Anorexia Nerviosa.

Eliana Ramos, hermana de Luisel Ramos. Modelo (23 de diciembre de 1988 - 13 febrero de 2007)
Maiara Galvao. 14 años, 1.70 metros,  38 kg. Muerta el 6 de enero de 2007.
Ana Carolina Reston. 21 años, 40 kg.






Isabelle Caro. Actriz y Modelo, 33 kg (9 de septiembre de 1982 - 17 de noviembre de 2010)

viernes, 20 de enero de 2012

Mantecados

Se cuenta que los mantecados surgieron en el siglo XVI debido a un excedente de manteca de cerdo y cereales, como la tradición de las uvas de Nochevieja.

La receta básica lleva, entre sus ingredientes, harina, manteca de cerdo, azúcar, huevos, canela y ajonjolí. También es habitual agregar almendra.

Ingredientes

  • 250 gramos de harina.
  • 150 g de azúcar.
  • 175 g de manteca de cerdo.
  • 2 yemas.
  • 1 cc de canela.
  • Semillas de sésamo crudas o ajonjolí.
Elaboración

  1. Mezcla en un cuenco la manteca de cerdo con el azúcar y bate hasta obtener una crema fina.
  2. Incorpora la canela y un par de cucharadas de semillas de sésamo o ajonjolí.
  3. Extiende la harina en la bandeja del horno y sécala a 100ºC.
  4. Retirar la harina del horno antes de que se tueste, se nota por el color que no se modifica ni desprende el aroma de harina tostada, pero está suelta.
  5. Cuando la harina esté fría, viértela en el cuenco de la manteca y amasa hasta que se unan los ingredientes.
  6. Incorpora las yemas de huevo al bol y continúa trabajando hasta obtener una masa homogénea.
  7. Pásala a una superficie de trabajo enharinada, trabájala un poco más si fuera necesario y estirala con el rodillo dándole un grosor de un dedo aproximadamente.
  8. Corta porciones de masa dándole forma de mantecado redondo, ovalado o cuadrado, como prefieras.
  9. Pasa los mantecados por un plato con semillas de sésamo o ajonjolí para cubrir la parte superior y depositarlos en la bandeja del horno cubierta con una lámina de teflón o otra tela de cocción.
  10. Cuando termines de preparar todos los mantecados, tuestalos en el horno precalentado a 185ºC y retíralos cuando estén dorados, durante unos 15 - 20 minutos.
  11. Déjalos enfríar, después puedes envolverlos con papel de seda igual que con los polvorones o guardarlos en una caja para presentarselos a tus comensales.