miércoles, 29 de febrero de 2012

Leonor de Aquitania

Leonor de Aquitania (Éléonore de Guyenne, en francés, o Eleanor of Aquitaine en inglés) (n. Poitiers 1122 - m. Fontevraud - l'Abbaye 1204). Fue duquesa de Aquitania y Guyena y Condesa de Gascuña por derecho propio, así como reina consorte de Francia e Inglaterra.

Fue la hija mayor de los tres vástagos nacidos del enlace entre Guillermo X de Aquitania y Leonor de Châtellerault.

En 1130 murió su único hermano, Guillermo, convirtiéndose en la heredera del ducado de Aquitania. Al fallecer su padre, durante una peregrinación a Santiago de Compostela, Leonor tomó posesión del inmenso ducado de Aquitania, que iba desde el Loira hasta los Pirineos. A los 15 años de edad contrajo matrimonio en Burdeos, con el Delfín Luis VII de Francia, un año mayor que ella. Ese mismo año ascendieron al trono francés y 8 años más tarde nació su primera hija, María de francia, futura condesa de Champaña.

Las desavenencias entre la pareja empezaron muy pronto, cuando la reina apoya el matrimonio ilegítimo de su hermana Petronila con el conde Raúl I de Vermandois, mientras que el rey enviaba a su hermano Roberto a invadir Vermandois en castigo por la bigamia del conde. Su comportamiento emanicipado y liberal fue duramente criticado por la corte y por la Iglesia y, también, por su propia suegra (Adelaida de Saboya). Pero nada de esto le importaba al Rey francés, que estaba muy enamorado de ella.

En 1147, la regia pareja marchó a la Segunda Cruzada, movidos por la predicación de Bernardo de Claraval. El rey no permitió de buen grado que su esposa lo acompañara, pero Leonor, en calidad de duquesa de Aquitania y por tanto mayor feudataria de Francia, insistió en partir como los demás señores Feudales.

Durante su estancia en Antioquía, la relación de la reina con su tío Raimundo de Poitiers, dio lugar a toda clase de murmuraciones que provocaron la discordia entre el rey y la reina. Luis la obligó a volver con él a la fuerza. En su camino a Francia, se detienen en Roma donde el Papa trata de reconciliarlos, pero la pareja estaba irremediablemente distanciada. Leonor consiguió la anulación de los esponsales, basándose en un parentesco entre ambos. El precio que puso a esta separación fue la conservación de sus dominios.

El 18 de mayo de 1152 Leonor contrajo matrimonio, en la Catedral de San Andrés de Burdeos, con Enrique II de Inglaterra (de la casa de Plantagenet), uniendo el ducado de Aquitania a las posesiones francesas del príncipe inglés: Anjou, Maine y Normandía. Formando, de este modo, el Imperio Angevino. De este matrimonio nacieron 8 hijos:


  • Guillermo Plantagenet (n. 1153 - m. 1156), conde de Poitiers.
  • Enrique Plantagenet (n. 1156 - m. 1183), Rey de Inglaterra, Duque de Normandía y Conde de Anjou.
  • Matilde Plantagenet (n. 1156 - m. 1189), Duquesa de Sajonia.
  • Ricardo Plantagenet (Ricardo Corazón de León) (n. 1157 - m. 1199), Rey de Inglaterra, duque de normandía y conde de Anjou.
  • Godofredo Plantagenet (n. 1158 - m. 1186), duque de Bretaña.
  • Leonor Plantagenet (n.1170 - m 1214), Reina de Castilla.
  • Juana Plantagenet, Reina de sicilia.
  • Juan Plantagenet (Juan Sin Tierra), Rey de inglaterra.
En su corte, establecida básicamente en Poitiers, tuvo gran auge la lírica caballeresca, siendo mecenas de varios trovadores. La existencia de una amante por parte del Rey, provocó el enfrentamiento entre Leonor y Enrique II y, a partir de 1173, Leonor promovió la rebelión de sus tres vástagos contra el rey. Tras reprimir dicha rebelión, el rey ordenó encarcelar a Leonor, primero en Chinon y luego en Salisbury, donde permaneció encerrada hasta la muerte de Enrique II en 1189.

Leonor se convirtió en la regente de los territorios angevinos durante las ausencias de su hijo Ricardo. Tras la vuelta de su hijo de la Tercera Cruzada, Leonor se retiró a la Abadía de Fontevrault. La muerte de Ricardo, en 1199, hizo que Leonor abandonara de nuevo su retiro hasta conseguir la coronación de su otro hijo Juan, relegando a su nieto, el duque Arturo I de Bretaña, al que prácticamente no conocía.

En 1200, con casi 80 años, decide viajar hasta el Reino de Castilla, cruzando los Pirineos, para escoger entre sus nietas, las infantas de Castilla (hijas de su hija Leonor y de Alfonso VIII de Castilla) a la que sería la esposa del hijo de Felipe II Augusto, el futuro Luis VIII. La escogida sería Blanca, una de las reinas de Francia más célebres, regente del reino franco en tres ocasiones, modelo de virtud y habilidad política.

Murió en 1204, a los 82 años, siendo sepultada en la Abadía de Fontevrault junto a su esposo Enrique y su hijo Ricardo.

domingo, 26 de febrero de 2012

Isabel Bathory

Condesa Erzsébet (Elizabeth) Báthory de Ecsed (n. Nyírbátor, Hungría 1560 - m. Castillo de Cachtice, Trencín, Eslovaquia 1614), aristócrata húngara perteneciente a una de las familias más poderosas de su país. Ha pasado a la historia por haber sido acusada (y posteriormente condenada) de una serie de crímenes motivados por su obsesión con la belleza, que le han valido el sobrenombre de "la Condesa Sangrienta". Erzsébet tiene el récord Ginness de la mujer que más ha asesinado en la historia de la humanidad, con 633 muertes.

Nació en una de las familias más antiguas y adineradas de Transilvania: los Erdély. Sus padres, Anna y Jorge Báthory, eran primos. Su abuelo materno fue Esteban Báthory de Somlya. Su tío materno fue Esteban I Báthory, príncipe de Transilvania y rey polaco entre 1575 y 1586. Entre el resto de familiares se encuentra un cardenal y varios príncipes. Su infancia transcurrió en el castillo de Csejte y antes de cumplir los 6 años comenzó a sufrir ataques de epilepsia.

A los 11 años fue prometida a su primo Ferenc Nádasdy, conde. A los 12 se fueron a vivir juntos en el castillo donde residía el y nunca tuvo una buena relación con su suegra, Úrsula. Como mujer, recibió una buena educación y su cultura sobrepasaba a la de la mayoría de los hombres de la época. Era excepcional; hablaba perfectamente el húngaro, el latín y el alemán, mientras que la mayoría de los nobles húngaros no sabían leer ni escribir, hasta el Príncipe de Transilvania era prácticamente analfabeto.

A los 15 años se casó con Ferenc, que entonces tenía 20 años. La ceremonia tuvo lugar en el Castillo de Varannó (en eslovaco, Vranov nad Toplou). Fue Ferenc quien adoptó el apellido de soltera de su esposa, ya que este era mucho más ilustre que el suyo. Se fueron a vivir al castillo de Cachtice, en compañía de su suegra Úrsula y otros miembros de la familia. Ferenc no pasaba mucho tiempo allí: la mayor parte del tiempo estaba combatiendo en alguna de las guerras de la zona (empalando a sus enemigos), lo que le mereció el apodo de "Caballero Negro de Hungría". Existe un registro de cómo Ferenc y Isabel intercambiaban información sobre las maneras más apropiadas de castigar a sus sirvientes, siendo normal entre los nobles de la época. Las posesiones de la pareja eran enormes y se requería un férreo control sobre la población local, de origen húngaro, rumano y eslovaco.

Ferenc e Isabel se veían poco debido a las actividades guerreras de este. 10 años después de su matrimonio, la condesa dio a luz a su primera hija, Ana, y en los 9 años siguientes tuvo a sus hijas Úrsula y katrynna. En 1598 tuvo su único hijo varón, Pablo.

En 1604 Ferenc, murió en batalla y dejó viuda a Isabel, que contaba con 44 años. Es aquí cuando comenzaron sus crímenes. Despidió a su muy odiada suegra del castillo, junto con el resto de la parentela Nádasdy; las doncellas a las que ésta protegía en esos momentos fueron llevadas a los sótanos y recibieron los castigos que, en opinión de Isabel, se merecían.

Esto dejó a Isabel en una situación peliaguda. Señora feudal de un gran condado de Transilvania, metida en todas las intrigas políticas pero sin ejército para proteger sus tierras. Por la misma época, su hermano Cabor I Báthory se convirtió en Príncipe de Transilvania, con el apoyo de la rica Isabel. Su hermano se metió en una guerra contra los alemanes por razones políticas. Este hecho la puso en peligro de ser acusada de traición por el Rey Matías II de Hungría. Viuda como era, se vio más vulnerable y aislada que nunca.

Por esta época comienzan a extenderse rumores sobre algo muy siniestro que ocurre en el castillo de Cachtice. Llegan historias de que la condesa practica brujería y para ello usa la sangre de doncellas. El rey Matías II de Hungría ordena al conde Jorge Thurzó que tome el lugar con sus soldados y realice una investigación. Dado que la Señora de Báthory carecía de ejército propio, no hubo resistencia.

Cuando el conte Thurzó tomó el castillo, halló en el numerosas muchachas torturadas en distintos estados de desangrado y centenares de cadáveres por los alrededores. En 1612 se inició un juicio en Bitcse. Erzsébet se negó a declararse culpable o inocente y no compareció, acogiéndose a sus derechos nobiliarios. Quienes si lo hicieron por la fuerza, fueron sus colaboradores. Juan Ujváry, el mayordomo, testificó que en su presencia se habían asesinado como mínimo a 37 doncellas de entre 11 y 26 años; a 6 de ellas las había reclutado él personalmente para trabajar en el castillo. La acusación se centró en los asesinatos de doncellas nobles, pues los de las siervas carecían de importancia. En el proceso todos fueron declarados culpables, unos por asesinato, otros por cooperación.

Todos los seguidores de Isabel fueron decapitados y sus cadáveres quemados; éste fue el destino de su colaborador Ficzkó. A las brujas Dorotea, Helena y Piroska les arrancaron los dedos con tenazas al rojo vivo "por haberlos empapado en sangre de cristianos" y las quemaron vivas. Erzsi Majorova, una burguesa de la zona acusada de cooperación, también fue ejecutada. Katryna, que con 14 años era la más joven de las ayudantes de Isabel, salvó la vida por petición expresa de una superviviente, aunque recibió 100 latigazos.

Pero la ley impedía que Isabel, noble, fuera procesada. Fue encerrada en su castillo. Tras introducirla en su mazmorra, los albañiles sellaron puertas y ventanas, dejando tan sólo un pequeño orificio para pasar la comida. Finalmente, el rey Matías II pidió su cabeza por las jóvenes aristócratas que habían muerto a sus manos, pero su primo el Gran Príncipe de Transilvania le convenció para que retrasara el cumplimiento de la sentencia de por vida. Así que la condenaron a cadena perpetua en confinamiento solitario. Dicha pena también implicó la confiscación de todas sus propiedades.

El 31 de julio de 1614, Erzsébet dictó testamento y últimas voluntades a dos sacerdotes. Ordenó que lo que quedaba de las posesiones familiares fuera dividido entre sus hijos.

El 21 de agosto de 1614, uno de sus carceleros la vio caída en el suelo, boca abajo. Isabel estaba muerta después de haber pasado 4 años emparedada, sin ver la luz del Sol. Pretendieron enterrarla en la Iglesia de Cachtice, pero los habitantes locales decidieron que era una aberración que la "Señora Infame" fuera enterrada en el pueblo y además en un camposanto. Finalmente, y como era uno de los últimos descendientes de la línia Ecsed de la familia Báthory, la llevaron a enterrar al pueblo de Ecsed, en el noroeste de Hungría, el lugar de procedencia de su familia. Todos sus documentos fueron sellados durante más de un siglo y se prohibió hablar de ella en todo el país.

2 años después, las hijas y el hijo de Isabel fueron finalmente acusados de traición por el apoyo de su madre  a la guerra contra los alemanes; Anna Báthory, una prima de Isabel, llegó a sufrir tortura por este motivo en 1618, cuando tenía 24 años, pero sobrevivió. Finalmente, la mayor parte de la familia Báthory - Nádasdy huyó a Polonia. Un nieto de Isabel sería ejecutado por oponerse al Emperador Alemán, en 1671.

sábado, 25 de febrero de 2012

Ana Bolena

Ana Bolena (n. Norfolk 1501 - m. Londres 1536) fue reina consorte de Inglaterra, por su matrimonio con Enrique VIII Tudor, y primera marquesa de Pembroke. Fue la madre de la reina Isabel I, una de las monarcas más importantes de la história de Inglaterra.

Era hija de Sir Thomas Bolena, más tarde primer conde de Wiltshire y Ormonde, y su esposa, Lady Isabel Bolena (nacida Isabel Howard), hija del segundo duque de Norfolk. Existía rumores que Ana sufría de polidactília (seis dedos en su mano izquierda, entonces considerado un signo del diablo) y una marca de nacimiento o lunar en el cuello, que siempre cubría con una joya. Tuvo dos hermanos: María (que era mayor que ella i que fue amante del rey) y George Bolena (nacido en 1504).

En su vida adulta, Ana no mantuvo una relación estrecha con su padre, aunque sí durante su infancia. Su relación con su madre y hermano era más estrecha y más cercana. En el momento de su nacimiento, la família Bolena era considerada una de las más respetables de la época. Más tarde, fueron tildados de arribistas sociales, pero éste era un ataque político. La tradición de que los Bolena eran comerciantes de Londres es totalmente infundada; de hecho ellos y sus antepasados eran aristócratas. Ana contaba entre sus bisabuelos con un alcalde (Lord Mayor) de Londres, un duque, un jarl, varias Ladies y un Caballero. Seguramente era de nacimiento más noble que Juana Seymour o que Catalina Parr, dos de las otras esposas de Enrique.

El padre de Ana era un diplomático respetado por su talento en idiomas. Tomás Bolena tuvo muchos admiradores debido a su profesionalidad y encanto, entre ellos la archiduquesa Margarita de Austria, hija de Maximiliano I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico que gobernaba los Países Bajos en nombre de su padre. Se impresionó tanto que ofreció a Ana un lugar en su casa. Generalmente una joven debía tener 12 años para obtener dicho honor, pero Ana fue algo más joven en aquel momento. Margarita la llamaba cariñosamente "la petite boleyn" . Causó una buena impresión en los Países Bajos por sus buenas maneras y dedicación y vivió allí desde 1513, hasta que su padre ordenó que siguiera su educación en Paris, en el año 1514.

En Francia, fue dama de honor de Claudia de Francia y tambien actuaba de intérprete siempre que hubiera algún importante invitado inglés en la corte. En la casa de la Reina completó sus estudios en francés i adquirió conocimientos sobre la cultura francesa y el protocolo. Se interesó por la moda y la ética que reclamaba la reforma de la Iglesia. Su educación terminó en 1521, cuando regresó a Inglaterra por orden de su padre.

La gente parecía atraída por el carisma de Ana, causaba buena impresión con su gusto por la moda e inspiró muchas tendencias entre las damas de la corte. Fue el mayor icono de la moda inglesa de principios del siglo XVI. Era una devota cristiana en la nueva tradición del movimiento humanista del Renacimiento. Hizo generosas donaciones y cosió camisas para los pobres. Era dulce y alegre y disfrutaba con los juegos de azar, bebiendo vino y chismorreando, era valiente y emotiva. Pero, según sus enemigos, también podía ser extravagante, neurótica, rencorosa y malhumorada.

Cuando Ana llegó a la corte, la primera esposa de Enrique, Catalina de Aragón, era popular a pesar de no participar en política ni en la vida cortesana durante un tiempo. Bolena debutó en la corte en un baile de disfraces en 1522, donde llevó a cabo una danza acompañando a la hermana menor del rey, a varias grandes damas de la corte y a su hermana María (por entonces, amante del rey). Unas semanas después era conocida como la mujer de moda y más importante de la corte.

En aquella época la cortejaba Henry Percy, hijo del conde de Northumberland (en 1522). Este idilio se rompió en 1523, cuando el padre de lord Herny se negó a apoyar el compromiso. Se cree que, realmente, el enlace lo rompió en secreto el Cardenal Thomas Wolsey, principal ministro de Enrique, porque el rey quería a Ana para sí mismo. Según G Cavendish, enviaron brevemente a Ana de la corte a las fincas rurales de la familia, pero no se sabe por cuanto tiempo. Cuando volvió a la corte reunió una camarilla de amigas y admiradores y se hizo famosa por su capacidad para mantener a los hombres a distancia. Era inasequible y cabezota, a pesar de parecer recatada y tranquila. En 1525, Enrique VIII se enamoró de ella y comenzó a cortejarla.

Ana se resistió a sus intentos de seducción y se negó a convertirse en su amante. Rechazó las propuestas iniciales del Rey. Este se sintió más atraído aún tras sus negativas y la persiguió incesantemente, incluso después que ella abandonara la corte para volver a Kent. Al final, el le propuso matrimonio y ella aceptó, peró decidió no acostarse con él ates de casarse, puesto que la relación prematrimonial significaba que, si tenían un hijo, éste sería ilegítimo. Este enamoramiento del rey por Ana Bolena aceleró la anulación del matrimonio entre Enrique y Catalina de Aragón en 1527.

Cuando se dió a conocer el futuro enlace de Ana y Enrique, sus parientes apoyaron su causa y tenían muchos partidarios en la corte. Al principio, sin embargo, ella se mantuvo alejada de la vida política. Se deleitó en su estilo de vida recién descubierto y acumuló una cantidad importante de vestidos, pieles y joyas. Le asignaron su propio séquito y nuevas dependencias en palacio.

Bolena desempeñó un gran papel en la escena internacional de Inglaterra, solidificando la alianza con Francia. Estableció una buena relación con el embajador francés, Gilles de Pommeraye. Con su ayuda, preparó una conferéncia internacional en Calais, en 1532, en la cual Enrique esperaba ganar el apoyo de Francisco I de Francia para su nuevo matrimonio.

Antes de partir hacia Calais, Enrique concedió a Ana el marquesado de Pembroke, convirtiéndola en la primera mujer inglesa en convertirse en noble por derecho propio en lugar de por herencia. La família de Ana también saco partido de esta relación: su padre, vizconde de Rochford, fue nombrado conde de Wiltshire y de Ormonde; su enviudada hermana recibió una pensión anual de 100 libras y, el hijo de ésta, Henry Carey, fue educado en un prestigioso monasterio cisterciense.

La conferencia de Calais fue un éxito político, ya que el gobieron francés dió su apoyo al nuevo enlace de Enrique. Después de volver a Dover, en Inglaterra, Enrique y Ana celebraron una ceremonia nupcial en secreto. Ella quedó en estado unos meses después y, como era costumbre, hubo una segunda ceremonia nupcial en Londres en 1533.

En ese momento se precipitaron los acontecimientos. En mayo de 1533, Thomas Cranmer, arzobispo de Canterbury, declaró el matrimonio entre Enrique y Catalina sin fuerza legal. 5 días más tarde, Cranmer declaró que el enlace entre Enrique y Ana era auténtico y válido, de esta manera, Ana fue reconocida legalmente como esposa de Enrique y reina de Inglaterra. Catalina fue despojada de su título a tiempo para la coronación de Ana. Desafiando al Papa, Cranmer declaró que la Iglesia de Inglaterra estaba bajo el control del Rey, no de Roma, dando paso a la ruptura con Roma que señaló el final de la historia de Inglaterra como un país católico. Ana estaba encantada con este acontecimiento -  aunque retuviera las apariencias, con atavíos católicos, ella creía que el Papado era una influencia de corrupción en el cristianismo. 

Después de su coronación, Ana se asentó en una rutina tranquila para prepararse para el alumbramiento de su hija. Se afligió profundamente cuando Enrique se encaprichó con una dama de la corte, que provocó su primer enfrentamiento. La hija de Enrique y Ana nació de manera prematura en septiembre de 1533, en el Palacio de Placentia. Fue bautizada con el nombre de Isabel, en honor a la madre de Enrique, Isabel de York. Le dieron un bautizo espléndido, pero Ana temía que la hija de Catalina, María, amenazara la posición de Isabel. Enrique calmó estos temores separando a María de sus sirvientes y enviándola a Hatfield House, donde Isabel vivián con su propio séquito. El aire del campo era mejor para la salud del bebé, y Ana era una madre afectuosa que con regularidad visitó a su hija. Sus visitas eran también muestras de la fricción entre ella y su hijastra María, que la llamaba "la amante de mi padre", mientras Ana llamaba a María "esa maldita bastarda".

La nueva Reina poseía un séquito mayor que el de Catalina: más de 250 criados para atender sus necesidades personales, más de 60 damas de honor que la servían y acompañaban a los actos sociales, varios sacerdotes, confesores, capellanes y consejeros. Su reputación como reformista religiosa se extendió por Europa y fue aclamada por las figuras protestantes del momento. Salvó la vida del refornmista francés Nicolás Bourbon, que fue condenado a muerte por la Inquisición francesa. Apeló a la familia real francesa, que salvó la vida de Bourbon como un favor hacia Ana. Bourbon solía llamarla "la reina que Dios ama". Aunque abogara por la reforma religiosa, sobretodo haciendo traducir la Bíblia del latín al inglés, no desafió la doctrina católica de la transubstanciación. Era generosa patrocinadora de la caridad.

Presidió una corte magnífica. Gastó enormes cantidades de dinero en ropa, joyas, tocados, abanicos, monturas, tapicería y mobiliario más fino procedente de todo el mundo. Se dice que tenía gustos extravagantes.

En 1536, Catalina de Aragón falleció de cáncer. Tras la noticia de su fallecimiento, Enrique y Ana se engalanaron con sus ropas más vistosas, celebrándo así su muerte. Tras la muerte de Catalina, Ana intentó mejorar su relación con María, pero fue rechazada de nuevo. Durante el entierro de Catalina, Ana sufrió un aborto, que propició el fin del matrimonio real.

Cuando Ana se repuso de su aborto, Enrique declaró que su matrimonio había sido maldecido por Dios. Juana Seymour fue trasladada a nuevas dependencias y el hermano de Ana no fue aceptado en la prestigiosa Orden de la Liga, que en cambio le fue concedida al hermano de Juana Seymour. Ana comenzó a temer que se produjera un divorcio. También dio a conocer el nombre de otro cortesano (sir Henry Norris), un viejo amigo de Ana y del Rey. Norris fue detenido, pero como era un aristócrata no pudo ser torturado; negó su culpabilidad y tambien la de Ana. Sir Francis Weston fue detenido dos días más tarde bajo el mismo cargo. También fue detenido William Brereton, ayuda de cámara del Rey, arrestado por adulterio y acusado por Thomas Cromwell. El acusado final era el propio hermano de Ana, George Bolena, detenido bajo acusación de incesto y traición, acusado de mantener relaciones sexuales con Ana durante el último año.

El 2 de mayo de 1536, Ana fue detenida y llevada a la Torre de Londres. En ese lugar sufrió una crisis nerviosa exigiéndo saber todos los detalles del paradero de su familia y los cargos contra ella.

4 de los hombres fueron procesados en Westminster el 12 de mayo de 1536. Weston, Brereton y Norris mantuvieron públicamente su inocencia y sólo Smeaton apoyó a la Corona declarándose culpable. 3 días más tarde, Ana y George, fueron procesados en la Torre de Londres. Ella fue acusada de incesto, adulterio y alta traición. La sospecha popular contra Enrique y Juana Seymour, que habían sido vistos de banquete en el Támesis, era generalizada. 

George y el resto de acusados fueron ejecutados el 17 de mayo. Lord y Lady Kingston, encargados de la Torre, relataron que Ana parecía muy feliz y dispuesta a seguir su vida. Ella había comentado, cuando Lord Kingston le trajo las noticias de que el rey había conmutado su sentencia de incineración por la de decapitación y había contratado un verdugo francés para la ejecución con una espada de doble filo, en lugar de degollar a una reina con el hacha común : "no tendrá mucho problema, ya que tengo un cuello pequeño ¡Seré conocida como La Reina sin cabeza!".

Vinieron por Ana durante la mañana del 19 de mayo para conducirla a la Torre Verde, donde tendría la dignidad de una ejecución privada. Esa mañana hizo llamar al gobernador de la Torre para que estuviera con ella mientras comulgaba, con la intención que la oyese y dejar clara su inocencia y le dijo "Lord Kingston, oigo que no moriré antes del mediodía, y siento mucho por ello, ya que pensé estar muerta para esas horas y por delante de mi sufrimiento".

Durante su ejecución llevaba puesta una enagua roja bajo un vestido gris oscuro de Damasco, adornado con pieles. Su pelo oscuro estaba recogido y llevaba un tocado francés: hizo un corto discurso:

"Buena gente cristiana, he venido aquí para morir, de acuerdo con la ley, y según la ley se juzga que yo muera, y por lo tanto no diré nada contra ello. He venido aquí no para acusar a ningún hombre, ni a decir nada de eso, de que yo soy acusada y condenada a morir, sino que rezo a Dios para que salve al rey y le de mucho tiempo para reinar sobre ustedes, para el más generoso príncipe misericordioso que no hubo nunca: para mí el fue siempre bueno, un señor gentil y soberano. Y si alguna persona se entremete en mi causa, requiero que ellos juzguen lo mejor. Y así tomo mi partida del mundo y de todos ustedes, y cordialmente les pido que recen por mí. Oh Señor ten misericordia de mí, a Dios encomiendo mi alma"

Se arrodilló en posición vertical. Su oración final consistió en repetir "a Jesucristo encomiendo mi alma; el Señor Jesús recibe mi alma". Sus damas le quitaron el tocado y pusieron una venda sobre sus ojos. La ejecución fue rápida, el esgrimidor fue tan considerado con Ana que dijo: "¿Dónde está mi espada?" y luego la degolló, para que ella pensara que tenía todavía unos minutos más de vida y no supiera que la espada estaba en camino.

El Rey no aprobó proporcionar un ataúd adecuado para Ana. Su cuerpo y cabeza fueron depositados en un arca alargada y sepultados en una tumba sin marcar en St Petter ad Vincula's Chapel. Su hija, Isabel, nunca se preocupó de rehabilitar su memoria y buscar un lugar más digno para los restos de su madre. Su cuerpo fue identificado durante unas reformas bajo el reinado de la reina Victoria.



jueves, 23 de febrero de 2012

Salmorejo

Ingredientes.

  • 1 kg de tomates bien maduros.
  • 200 gr de pan del día anterior.
  • 250 ml de aceite de oliva.
  • 1 pizca de sal.
  • Vinagre.
  • 1 diente de ajo (opcional)

Elaboración.

  1. Escaldar los tomates y sacarles la piel.
  2. Trocear el pan y echarlo en una cazuela o bol.
  3. Añadir al bol el aceite, el vinagre, el diente de ajo y la sal.
  4. Cortar los tomates previamente pelados y añadirlos al bol.
  5. Con la batidora, batirlo todo hasta que quede bien triturado y sin grumos, como una crema.
Nota: este plato se puede acompañar de huevo cocido, jamón, patatas fritas o pescado como el salmón ahumado, solo también esta muy bueno. Servir frío con un chorreón de aceite.

martes, 14 de febrero de 2012

Bombones de San Valentín

Ingredientes

  • 125 gramos de chocolate para fundir.
  • 75 g de mantequilla.
  • 25 g de almendra molida.
  • 20 g de almendra troceada.
  • 1 cucharada de azúcar.
  • 1 yema de huevo.
  • 1 cucharada de brandy.
  • Moldes con distintas formas (en este caso con forma de corazón).
Elaboración

  1. Se funde el chocolate junto con la mantequilla al baño maría.
  2. En un bol a parte, se mezcla la yema de huevo con el brandy, el azúcar y las almendras hasta que se forme una masa cremosa.
  3. A continuación se vierte un poco de chocolate fundido en los moldes.
  4. Se añade a los moldes una cucharadita de la mezcla anterior en cada molde y se cubre nuevamente con un poco de chocolate fundido.
  5. Introducir los moldes en el frigorífico hasta que queden solidificados y ¡listos!


sábado, 11 de febrero de 2012

Juana La Loca

Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca (n. en Toledo. 1479 - m. Tordesillas. 1555), fue Reina de Castilla de 1504 a 1505, pero desde 1506 no ejerció ningún poder efectivo y vivió encerrada en Tordesillas, primero por orden de su padre Fernando el Católico y después por orden de su hijo el emperador Carlos V de Habsburgo.

Fue primero infanta de Castilla y Aragón, luego archiduquesa de Austria, duquesa de Borgoña y Bravante y condesa de Flandes. Finalmente Reina por derecho propio de Castilla, León, Galicia, Granada, Sevilla, Múrcia, Jaén, Gibraltar, de las Islas Canarias, de las Indias occidentales, de Navarra, Aragón, Valencia, Mallorca, Nápoles y Sicília. Además de otros títulos como Condesa de Barcelona y Señora de Vizcaya.

De la casa de Trastámara, la reina Juana vue la tercera hija de Fernando II de Aragón y de Isabel I de Castilla. Nació en Toledo y fue bauticiada con el nombre del santo patrón de su família, al igual que su hermano mayor, Juan.

Recibió una esmerada educación más propia de una infanta que de una princesa heredera de la corona de Castilla, basada en la obediencia más que en el gobierno, a diferencia de la exposición pública y las enseñanzas del gobierno requeridos en la instrucción de un príncipe. En el estricto ambiente de la Corte Castellana de su época, Juana fue alumna aventajada en comportamiento religioso, urbanidad, buenas maneras y manejo propios de la corte, sin desestimar artes como la danza y la música, entrenamiento como amazona y el conocimiento de lenguas romances propias de la península Ibérica, además de francés y latín.

El manejo de la casa de la infanta, y de su ambiente inmediato, estaba totalmente dominado por sus padres. Dicha casa incluía personal religioso, oficiales administrativos, personal encargado de la alimentación, personal encargado de su bienestar personal (esclavas canarias), seleccionados únicamente por sus padres.

Isabel y Fernando, conscientes de las aptitudes de Juana y de su posible desempeño en otra corte, ofrecieron a Juana para el hijo de Maximiliano I de Habsburgo (emperador romano-germánico), Felipe el hermoso, archiduque de Austria, duque de Borgoña, Brabante, Limburgo y Luxemburgo, conde de Flandes, de Habsburgo, de Hainaut, de Holanda, de Zelanda, Tirol y Artois, y señor de Amberes y Malinas. A cambio de este enlace los Reyes Católicos pedían la mano de la hija de Maximiliano, Margarita de Austria, como esposa para el príncipe Juan. Juana era considerada una buena opción en las cortes extranjeras, ya había sido pedida por el Delfín Carlos de Valois y por el rey escocés Jacovo IV de estuardo.

Al llegar a Flandes, Juana no fue recibida por su prometido. Ello era debido a la posición de los consejeros de Felipe a las alianzas de matrimonio pactadas por el Emperador. El ambiente de la corte con el que se encontró Juana era radicalmente opuesto al que ella vivió en su Castilla natal. La sobria, religiosa y familiar corte castellana contrastaba con la desinhibida y muy individualista corte flamenca, muy festiva y opulenta gracias al comercio de tejidos que sus mercados dominaban desde hacía siglo y medio. Los nobles flamencos, con sus intereses, dominaban la corte. A diferencia de Castilla, las grandes decisiones eran tomadas de acuerdo con los fines de estos nobles a través del influenciable Felipe.

Aunque los esposos no se conocían, se enamoraron locamente al verse. Pero Felipe pronto perdió el interés en la relación, lo cual hizo nacer en Juana unos celos enfermizos. Al poco tiempo llegaron los hijos, que agudizaron los celos de Juana. Juana vigilaba a su esposo todo el tiempo y, pese al avanzado estado de gestación de su segundo embarazo, (del que nacería Carlos V), asistió a una fiesta en el palacio de Gante. Aquel mismo día tuvo a su hijo, en los lavabos del palacio.

Muertos sus hermanos Juan e Isabel, así como el hijo de ésta, Juana se convirtió en princesa heredera de Castilla y Aragón. Cuando su esposo, Felipe, marchó a Flandes para resolver unos asuntos, dejándola en plena gestación, parece ser que se agravó su estado mental. Decicidió entonces partir hacia Castilla junto a sus Padres, especialmente por petición de su madre que estaba preocupada por su estado de salud.

Muerta la reina Isabel, su padre la proclamó reina de Castilla y tomó las riendas del gobierno del reino acogíéndose a la última voluntad de Isabel. Pero Felipe no estaba por la labor de renunciar al poder y en la concordia de Salamanca se acordó el gobierno conjunto de Felipe, Fernando el Católico y Juana. Esta resolvió retirarse temporalmente a la corte de Flandes, donde dió a luz a su quinto vástago, una niña llamada María.

A la llegada del matrimonio de los Países Bajos, se manifestaron las malas relaciones entre el yerno y el suegro. Fernando se retiró a Aragón y Felipe fue proclamado Rey de Castilla en las Cortes de Valladolid, con el nombre de Felipe I. Ese mismo año muere Felipe I el Hermoso, supuestamente envenenado, y entonces aumentan los rumores sobre la locura de Juana. La Reina decidió trasladar el cuerpo de su esposo desde Burgos, lugar de su muerte, hasta Granada. No se separará ni un momento del féretro, durante los 8 meses de traslado. Acompañan al difunto un gran numero de personas entre ellos, religiosos, nobles, damas de compañía, soldados y sirvientes.

Ante el evidente desequilibrio mental de la reina, Fernando vuelve a ser regente de Castilla ante el llamamiento del Cardenal Cisneros, dada la creciente inestabilidad propiciada por la nobleza.

La demencia de la reina seguía agravándose. No quería cambiarse de ropa y tampoco lavarse y, finalmente, su padre decidió encerrarla en Tordesillas, para evitar que se formase un partido nobiliario en torno de su hija, un encierro que mantendría su hijo Carlos más adelante.

En 1516 muere Fernando II el Católico y Juana se convierte en reina nominal de Aragón, pero algunas instituciones de la corona aragonesa no la reconocían como tal. Mientras, su hijo Carlos se benefició de la incapacidad de Juana para proclamarse rey en Castilla y en Aragón y se añadió los títulos reales que correspondían a su madre.

Hay que tener en cuenta que Juana nunca fue declarada incapacitada por las Cortes Castellanas y tampoco se le retiró el título de Reina. Mientras vivió, en los documentos oficiales debía figurar en primer lugar su nombre.

Desde que su padre la recluyó en 1509, Juana permaneció en una palacio-cárcel de Tordesillas hasta el día de su muerte, el 12 de abril de 1555, tras 46 años de reclusión forzosa y siempre vestida de negro, con la única compañía de su hija más pequeña, Catalina, ninguneadas y maltratadas física y psicológicamente por sus servidores. Especialmente duros fueron los largos años de servicio de los marqueses de Denia, Bernardo de Sandoval y Rojas y su esposa, que daban preferencia a sus propias hijas antes que a Juana y a Catalina, hermana del emperador. El marqués cumplió con su función con más celo y eficácia de la necesaria, dando largas a todas las peticiones de Juana y de Catalina.

El confinamiento de Juana era cuestión de Estado. Si juana no gobernaba era por incapacidad mental, pero si se empezaba a rumorear que la reina estaba cuerda, los adversarios del nuevo rey afirmarían que era un usurpador.

Jamás se le permitió salir del palacio de Tordesillas, excepto para visitar la tumba de su esposo durante un tiempo, antes de su traslado definitivo a Granada, ni a pesar de que en Tordesillas se declarara la peste. Su padre Fernando y, después, su hijo Carlos, siempre temieron que si el pueblo veía a la reina, la legítima soberana, se avivarían las voces que siempre hubo en contra de sus respectivos gobiernos.

La vida de Juana se deterioró progresivamente. Sobretodo cuando su hija menor, que siempre procuró protegerla frente al despótico maltrato del marqués de Denia, tuvo que abandonarla para contraer matrimonio con el rey de Portugal. Desde ese momento los episodios depresivos se sucedieron cada vez con más intensidad.

En sus ultimos años de vida, a la enfermedad mental se unía la física, tenía grandes dificultades en las piernas, que se le paralizaron. Falleció en Tordesillas el 12 de abril de 1555 a los 75 años.








viernes, 3 de febrero de 2012

Isabel II

Isabel II de Borbón, llamada la de los tristes destinos, fue reina de España entre 1833 y 1868, tras la abolición de la ley sálica por medio de la Pragmática Sanción, lo que apoyó la insurgencia del infante Carlos, apoyado por los grupos absolutistas (carlistas) que ya habían intentado proclamarle rey durange la agonía del rey Fernando VII.


La futura Isabel II fue bautizada con el nombre María Isabel Luisa de Borbón y Borbón dos-sicilias; era hija del rey Fernando VII y de su cuarta esposa, María Cristina de Borbón dos-sicilias. Su padre había estado casado anteriormente en tres ocasiones, pero ninguna de sus esposas le había dado desdendencia que le pudiese suceder, por ello cuando ella nació en 1830, muchos albergaron esperanzas en la joven infanta. Para favorecer su posición, aunque fuese en detrimento de su propio hermano (el infante Carlos María Isidro de Borbón), Fernando VII aprobó la Pragmática Sanción mediante la cual Isabel podría sucederle en el trono tras su fallecimiento, si el soberano fallecía sin hijos varones. Isabel II ascendió al trono de España el 29 de septiembre de 1833 tras la muerte de su padre, sin haber cumplido todavía los tres años de edad, motivo por el cual fue necesario nombrar a su madre regente del reino.

Su nacimiento y posterior ascensión al trono provocó el inicio de un largo conflicto dinástico, pues el Infante Carlos no aceptó que Isabel fuera nombrada Princesa de Asturias y luego Reina de España. La división entre isabelinos y carlistas acabó provocando la Primera Guerra Carlista.

Durante los primeros años de su reinado, mientras era una niña, la regencia fue asumida por su madre, María Cristina, coincidiendo con la Primera Guerra Carlista. Desde 1840 hasta el 43 la regencia fue asumida por el general Espartero, que fue obligado a abandonar su cargo. Con el propósito de evitar una tercera regencia, quedó decidido adelantar la mayoría de edad de la reina de los 16 a los 13 años, por lo que, con solo trece años, Isabel fue declarada mayor de edad.


Cuando Isabel cumplió los 16 años, el Gobierno arregló un matrimonio con su primo, el duque Francisco Asís de Borbón. Los cónyuges eran primos carnales por vía doble, pues el padre de él (el infante Francisco de Paula), era hermano de Fernando VII, mientras que su madre (Luisa Carlota de Borbón-dos sicilias), lo era de la regente María Cristina. El matrimonio hizo aguas muy pronto y nunca fue feliz.


Isabel no se llevaba bien con su primo y marido Francisco, cuya sexualidad fue cuestionada. La misma reina comentó en una ocasión sobre su propia noche de bodas: "¿Qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo?". Oficialmente, Isabel II y Francisco de Asís fueron padres en once ocasiones, aunque varios embarazos acabaron en abortos o los neonatos fallecieron al cabo de muy poco tiempo:


  • Luís de Borbón y Borbón, nacido muerto.
  • Fernando de Borbón y Borbón, falleció poco después de nacer.
  • Isabel de Borbón y Borbón, condesa de Girgenti, casada con Cayetano de Borbón-dos sicilias.
  • María Cristina de Borbón y Borbón, fallecida con 3 días de vida.
  • Francisco de Asís Leopoldo de Borbón y Borbón, falleció pocas horas después de nacer.
  • Alfonso de Borbón y Borbón, Príncipe de Asturias, posteriormente Rey Alfonso XII.
  • María concepción Francisca de Asís de borbón, falleció a los 2 años de vida.
  • María del Pilar Berenguela de Borbón y Borbón, fallecida soltera.
  • María de la Paz de Borbón y Borbón, casada con Luis Fernando de Baviera.
  • María Eulalia de Borbón y Borbón, duquesa de Galliera, casada con Antonio de Orleans y Borbón.
  • Francisco de Asís Leopoldo de Borbón y Borbón, fallecido con pocas semanas de vida.
Se dejaba manipular por sus ministros y religiosos cortesanos, interfería con frecuencia en la política de la nación, lo que la hizo impopular entre los políticos y acabó por causar su final al dar paso a la Revolución de 1868.

En 1852, el cura Martín Merino y Gómez intentó acabar con la vida de la Reina clavándole un estilete en el costado, cuando ésta se encontraba en la Basílica de Ntra Sra de Atocha, poco después de haber dado a luz a su hija Isabel. La reina se recuperó en pocos días y el cura fue ejecutado.

La Reina de los tristes destinos, como también ha sido llamada, tuvo que hacer frente a la Revolución de 1868 (conocida como la Gloriosa), que la obligó a abandonar España. Isabel se exilió en Francia, donde recibió el amparo de Napoleón III y Eugenia de Montijo; el 25 de junio de 1870 abdicó en París en favor de su hijo, el futuro Alfonso XII. Mientras tanto, gracias al apoyo de varios grupos gubernamentales, el príncipe Amadeo de Saboya, miembro de la Família Real Italiana, fue elegido para reemplazarla como Amadeo I de España, era hijo de Victor Manuel II, Rey de italia y perteneciente a la Casa de Saboya, y de María adelaida de Austria (bisnieta de Carlos III de España).

Isabel II vivió el resto de su vida en Francia; desde allí fue testigo de la I República, del reinado y de la muerte de su hijo Alfonso XII, de la regencia de su nuera, María Cristina de Habsburgo-Lorena y del inicio del reinado de su nieto, Alfonso XIII. Desde que fue derrocada dejó de hacer vida en común con su marido, que pasó a vivir en Épinay-sur-seine, donde falleció en 1902. Isabel II murió en paris dos años más tarde y fue enterrada en el Monasterio de El Escorial frente a los restos de su esposo.






miércoles, 1 de febrero de 2012

Princesa Ana...princesa perfecta... Tips

Si lees esto y eres una persona descontenta con tu aspecto físico y buscas ayuda o tips para dejar de comer o bajar de peso quizás te interese esto:

¿Deseas estar delgada? ¿sientes miedo a aumentar de peso o engordar? ¿Estás muy preocupada por tu silueta y te ves gorda? ¿Has consumido, consumes o quieres consumir menos de 1000 calorías al día? ¿Has dejado o estás intentando dejar de comer?

Si a todo esto has contestado que sí, entonces lamento decirte que estás sufriendo de Anorexia, esta enfermedad de la conducta alimentaria va asociada a una grave alteración de la percepción que tienes de tu imagen corporal, te puedes ver gorda o desproporcionada, aún teniendo un peso muy por debajo de lo que sería considerado normal para tu edad y estatura.

Este trastorno influye negativamente en tu vida familiar, social, laboral, académica y emocional. No es la sociedad o tu familia la que no te entiende, sino que eres tú la que no está bien y no te comprendes a ti misma ni a las necesidades de tu cuerpo.

En la primera etapa de esta "dieta" es posible que no tengas problemas y que pienses (falsamente) que serás más feliz cuanto más delgada estés. Pero si sigues....

  1. Estarás cada vez más irritable, con cambios bruscos en tu estado de animo. Cada vez estarás más triste, hasta llegar el punto de aislarte socialmente. Te quedarás sola y sin amigas.
  2. Tendrás mucha dificultad para concentrarte en tus estudios.
  3. Llegarás a abandonar tus tareas y tus responsabilidades.
  4. Te causarás graves problemas renales, intestinales y desgarros en los organos del sistema digestivo.
  5. Sufrirás de insomnio.
  6. Se te caerá el pelo.
  7. Tendrás frío constante y te resfriarás con más frecuencia.
  8. Perderás la menstruación y en un futuro no podrás tener hijos.
  9. Tu corazón irá cada vez más lento y será más débil.
  10. No podrás ir de vientre ni que te hinches de laxantes.
  11. Tu piel se pondrá de color gris, se descamará y se secará.
  12. Tus músculos se atrofiarán.
  13. Tu tensión bajará, con lo que te marearás con frecuencia.
  14. Se te atrofiarán los nervios y algunas partes del encéfalo debido a la falta de nutrientes.
  15. Por último, morirás o acabarás suicidndote.
Todavía sigues pensando en dejar de comer y bajar de peso? entonces te pido que mires estas páginas:


No te ha convencido? pues entonces solo te robaré unos minutos más de tu tiempo...

MAYRA GALVAO MODELO BRASILERA DE 14 AÑOS QUE MURIO DE ANOREXIA SEVERAMaiara Galvao. Medía 1.70 m, 14 años. Murió el 6/01/2007 de un paro cardíaco ocasionado por la anorexia nerviosa que sufría. Su sueño era ser modelo y apenas comía para mantenerse delgada. En el mes de septiembre de 2006, fue llevada por primera vez al médico, pues no tenía fuerzas ni para subir las escaleras del colegio donde estudiaba. Tras pasar por 3 hospitales públicos diferentes, los médicos detectaron que la joven padecía de anorexia nerviosa. Fue ingresada en el Hospital Miguel Couto (Río de Janeiro, Brasil) donde falleció.

Ana Carolina Reston. Modelo de 21 años, 1.74 m y 40 kg de peso. Fue internada el 25 de octubre de 2006 con una infeccion urinaria que se transformó en insuficiencia renal y después en infección generalizada. Falleció en un hospital de Sao Paulo en el que estaba ingresada, el día 15 de noviembre de 2006.

Ana Carolina Reston comenzó a desfilar a los 13 años, en compañía de su madre, Míriam Reston Macan, hasta que comenzó a viajar sola por las dificultades económicas de su madre para pagar los pasajes. A los 17 años, la modelo realizó temporadas de desfiles y sesiones fotográficas para catálogos de China, Turquía, México, Japón e Italia. Su organismo estaba tan debilitado que en los últimos días tubo, también, problemas respiratorios, de tensión arterial baja y una grave infección generalizada.

Luisel Ramos. Modelo uruguaya de 22 años, 44 kg. Murió el 2/08/2006 por una insuficiencia cardíaca causada por la anorexia nerviosa. Había adoptado una dieta de choque a base de lechuga, que llevó a cabo durante los 3 meses anteriores a su muerte. Su IMC era de 14.5. La OMS considera que un IMC por debajo de 18.5 es infrapeso y, por debajo de, 16 delgadez severa.

Eliana Ramos. Hermana de Luisel Ramos. El 13 de febrero de 2007, fue encontrada muerta en casa de sus abuelos en Montevideo, Uruguay, a los 18 años. Según la autopsia murió de un paro cardíaco como consecuencia de la severidad de la anorexia nerviosa que padecía.


 Carla Sobrado Casalle. 22 años, estudiante de moda que aspiraba a ingresar en las pasarelas. Falleció en noviembre del 2006, en el Hospital de la Beneficencia Portuguesa (Araraquara, al oeste de Sao Paulo) donde estaba internada desde hacía 3 días. Falleció después de dos paros cardíacos como consecuencia de la anorexia.

Medía 1.74 m y pesaba 55 kg. Carla seguía una carrera vinculada con la moda en una facultad privada de la capital paulista, donde fue a estudiar cuando tenía 18 años y donde residió hasta el 2005, cuando fue llevada de vuelta a su localidad natal para que siguiera un tratamiento contra la anorexia.

Isabelle Caro. Sufría de anorexia nerviosa desde los 13 años. Medía 1.65 m y pesaba 33 kg. Fue hospitalizada por primera vez a los 20 años. En 2006 entró en coma, con un peso de 25 kg, en esa ocasión los medicos dijeron que no viviría. Falleció el 17 de noviembre de 2010 en el Hospital Xavier-Bichat de París, después de pasar 2 semanas ingresada con una enfermedad respiratoria aguda causada por su estado de extrema desnutrición. En enero de 2011 su madre, Marie Caro, tras no soportar la culpa por la muerte de su hija, se suicidó.

Quedaste convencida ahora? Dejar de comer (o comer menos) no te hace más bella sino más vulnerable.