domingo, 26 de febrero de 2012

Isabel Bathory

Condesa Erzsébet (Elizabeth) Báthory de Ecsed (n. Nyírbátor, Hungría 1560 - m. Castillo de Cachtice, Trencín, Eslovaquia 1614), aristócrata húngara perteneciente a una de las familias más poderosas de su país. Ha pasado a la historia por haber sido acusada (y posteriormente condenada) de una serie de crímenes motivados por su obsesión con la belleza, que le han valido el sobrenombre de "la Condesa Sangrienta". Erzsébet tiene el récord Ginness de la mujer que más ha asesinado en la historia de la humanidad, con 633 muertes.

Nació en una de las familias más antiguas y adineradas de Transilvania: los Erdély. Sus padres, Anna y Jorge Báthory, eran primos. Su abuelo materno fue Esteban Báthory de Somlya. Su tío materno fue Esteban I Báthory, príncipe de Transilvania y rey polaco entre 1575 y 1586. Entre el resto de familiares se encuentra un cardenal y varios príncipes. Su infancia transcurrió en el castillo de Csejte y antes de cumplir los 6 años comenzó a sufrir ataques de epilepsia.

A los 11 años fue prometida a su primo Ferenc Nádasdy, conde. A los 12 se fueron a vivir juntos en el castillo donde residía el y nunca tuvo una buena relación con su suegra, Úrsula. Como mujer, recibió una buena educación y su cultura sobrepasaba a la de la mayoría de los hombres de la época. Era excepcional; hablaba perfectamente el húngaro, el latín y el alemán, mientras que la mayoría de los nobles húngaros no sabían leer ni escribir, hasta el Príncipe de Transilvania era prácticamente analfabeto.

A los 15 años se casó con Ferenc, que entonces tenía 20 años. La ceremonia tuvo lugar en el Castillo de Varannó (en eslovaco, Vranov nad Toplou). Fue Ferenc quien adoptó el apellido de soltera de su esposa, ya que este era mucho más ilustre que el suyo. Se fueron a vivir al castillo de Cachtice, en compañía de su suegra Úrsula y otros miembros de la familia. Ferenc no pasaba mucho tiempo allí: la mayor parte del tiempo estaba combatiendo en alguna de las guerras de la zona (empalando a sus enemigos), lo que le mereció el apodo de "Caballero Negro de Hungría". Existe un registro de cómo Ferenc y Isabel intercambiaban información sobre las maneras más apropiadas de castigar a sus sirvientes, siendo normal entre los nobles de la época. Las posesiones de la pareja eran enormes y se requería un férreo control sobre la población local, de origen húngaro, rumano y eslovaco.

Ferenc e Isabel se veían poco debido a las actividades guerreras de este. 10 años después de su matrimonio, la condesa dio a luz a su primera hija, Ana, y en los 9 años siguientes tuvo a sus hijas Úrsula y katrynna. En 1598 tuvo su único hijo varón, Pablo.

En 1604 Ferenc, murió en batalla y dejó viuda a Isabel, que contaba con 44 años. Es aquí cuando comenzaron sus crímenes. Despidió a su muy odiada suegra del castillo, junto con el resto de la parentela Nádasdy; las doncellas a las que ésta protegía en esos momentos fueron llevadas a los sótanos y recibieron los castigos que, en opinión de Isabel, se merecían.

Esto dejó a Isabel en una situación peliaguda. Señora feudal de un gran condado de Transilvania, metida en todas las intrigas políticas pero sin ejército para proteger sus tierras. Por la misma época, su hermano Cabor I Báthory se convirtió en Príncipe de Transilvania, con el apoyo de la rica Isabel. Su hermano se metió en una guerra contra los alemanes por razones políticas. Este hecho la puso en peligro de ser acusada de traición por el Rey Matías II de Hungría. Viuda como era, se vio más vulnerable y aislada que nunca.

Por esta época comienzan a extenderse rumores sobre algo muy siniestro que ocurre en el castillo de Cachtice. Llegan historias de que la condesa practica brujería y para ello usa la sangre de doncellas. El rey Matías II de Hungría ordena al conde Jorge Thurzó que tome el lugar con sus soldados y realice una investigación. Dado que la Señora de Báthory carecía de ejército propio, no hubo resistencia.

Cuando el conte Thurzó tomó el castillo, halló en el numerosas muchachas torturadas en distintos estados de desangrado y centenares de cadáveres por los alrededores. En 1612 se inició un juicio en Bitcse. Erzsébet se negó a declararse culpable o inocente y no compareció, acogiéndose a sus derechos nobiliarios. Quienes si lo hicieron por la fuerza, fueron sus colaboradores. Juan Ujváry, el mayordomo, testificó que en su presencia se habían asesinado como mínimo a 37 doncellas de entre 11 y 26 años; a 6 de ellas las había reclutado él personalmente para trabajar en el castillo. La acusación se centró en los asesinatos de doncellas nobles, pues los de las siervas carecían de importancia. En el proceso todos fueron declarados culpables, unos por asesinato, otros por cooperación.

Todos los seguidores de Isabel fueron decapitados y sus cadáveres quemados; éste fue el destino de su colaborador Ficzkó. A las brujas Dorotea, Helena y Piroska les arrancaron los dedos con tenazas al rojo vivo "por haberlos empapado en sangre de cristianos" y las quemaron vivas. Erzsi Majorova, una burguesa de la zona acusada de cooperación, también fue ejecutada. Katryna, que con 14 años era la más joven de las ayudantes de Isabel, salvó la vida por petición expresa de una superviviente, aunque recibió 100 latigazos.

Pero la ley impedía que Isabel, noble, fuera procesada. Fue encerrada en su castillo. Tras introducirla en su mazmorra, los albañiles sellaron puertas y ventanas, dejando tan sólo un pequeño orificio para pasar la comida. Finalmente, el rey Matías II pidió su cabeza por las jóvenes aristócratas que habían muerto a sus manos, pero su primo el Gran Príncipe de Transilvania le convenció para que retrasara el cumplimiento de la sentencia de por vida. Así que la condenaron a cadena perpetua en confinamiento solitario. Dicha pena también implicó la confiscación de todas sus propiedades.

El 31 de julio de 1614, Erzsébet dictó testamento y últimas voluntades a dos sacerdotes. Ordenó que lo que quedaba de las posesiones familiares fuera dividido entre sus hijos.

El 21 de agosto de 1614, uno de sus carceleros la vio caída en el suelo, boca abajo. Isabel estaba muerta después de haber pasado 4 años emparedada, sin ver la luz del Sol. Pretendieron enterrarla en la Iglesia de Cachtice, pero los habitantes locales decidieron que era una aberración que la "Señora Infame" fuera enterrada en el pueblo y además en un camposanto. Finalmente, y como era uno de los últimos descendientes de la línia Ecsed de la familia Báthory, la llevaron a enterrar al pueblo de Ecsed, en el noroeste de Hungría, el lugar de procedencia de su familia. Todos sus documentos fueron sellados durante más de un siglo y se prohibió hablar de ella en todo el país.

2 años después, las hijas y el hijo de Isabel fueron finalmente acusados de traición por el apoyo de su madre  a la guerra contra los alemanes; Anna Báthory, una prima de Isabel, llegó a sufrir tortura por este motivo en 1618, cuando tenía 24 años, pero sobrevivió. Finalmente, la mayor parte de la familia Báthory - Nádasdy huyó a Polonia. Un nieto de Isabel sería ejecutado por oponerse al Emperador Alemán, en 1671.

No hay comentarios:

Publicar un comentario