domingo, 30 de diciembre de 2012

Petronila de Aragón (1136 - 1173). Reina de Aragón y Condesa de Barcelona. Hija de Ramiro II el Monje e Inés de Poitiers.

Fue concebida para dar continuidad a la dinastía de Aragón. Tras morir el rey Alfonso I el Batallador sin descendencia, se proclamó al rey religioso Ramiro, hermano de Alfonso I. Ramiro II, apodado "el monje" se casó con Inés de Poitiers, y de ese matrimonio nació la princesa Petronila de Aragón. Un año más tarde se firman, en Barbastro, las capitulaciones matrimoniales con el Conde de Barcelona Ramón Berenguer IV. Se zanjaban así los problemas de sucesión del Reino de Aragón. Ramiro II se retiró al monasterio de San Pedro el Viejo en Huesca, conservando para si el título de rey, e Inés, volvió a Francia. Petronila fue educada en la corte condal de Barcelona.

La boda de Petronila con Ramón Berenguer IV se celebró 13 años más tarde en Lérida, al alcanzar la princesa la edad requerida por el Derecho Canónico para consumar el matrimonio, 14 años.

En marzo de 1157 nacía en Huesca el primogénito de la pareja real, llamado indistintamente Alfonso y Ramón, que reinará con el nombre de Alfonso II en honor a Alfonso I. Tras la muerte de Ramón Berenguer IV en 1162, Petronila abdicó en favor de su hijo el Reino de Aragón y el Condado de Barcelona. Tras renunciar a su corona y a segundas nupcias, vivió privada y santamente el resto de sus días. Murió en Barcelona en el año 1173. Fue enterrada en la Catedral de Barcelona.


En marzo de 1157 nacía en Huesca el primogénito de la pareja, llamado indistintamente Alfonso y Ramón, que reinará con el nombre de Alfonso II en honor a Alfonso I. Tras la muerte de Ramón Berenguer IV en 1162, Petronila abdicó en Alfonso II el Reino de Aragón y el Condado de Barcelona en documento fechado el 18 de julio de 1164.3 4 5 Tras renunciar a su corona y a segundas nupcias, vivió privada y santamente el resto de sus años.7 Murió en Barcelona el 15 de octubre de 1173. Fue enterrada en la Catedral de Barcelona.6

Adosinda de Asturias.

Adosinda (fallecida después de 785 d.C.) Reina consorte de Asturias por su matrimonio con el rey Silo de Asturias. Fue hija de Alfonso I el Católico, rey de Asturias, y de la reina Ermesinda, y hermanastra del rey Mauregato de Asturias.

Fue hija de Alfonso I el Católico, rey de Asturias, y de la reina Ermesinda. Por parte paterna, era nieta del duque Pedro de Cantabria, y por parte materna, eran sus abuelos el rey Don Pelayo, primer rey de Asturias, y su esposa la reina Gaudiosa. Fue hermana hermana del rey Fruela I de Asturias y, tras el asesinato de éste último, Adosinda, temiendo por la vida de su sobrino Alfonso, hijo de su difunto hermano, lo envió al monasterio de San Julián de Samos, en Lugo, a fin de darle protección y formación cultural.

Tras el asesinato de su hermano permaneció en la corte asturiana, bajo la protección del rey Aurelio, y es en esta época cuando conoció a Silo, un ricohombre gallego. Lo eligió como esposo, hecho inusual en la época y tras la muerte del rey Aurelio de Asturias, su esposo, Silo, pasó a ser rey de Asturias, convirtiéndose de este modo Adosinda en reina consorte de Asturias. Su esposo reinó en Asturias desde 774 hasta 783.

Al morir su esposo en el año 783 sin dejar descendencia, Adosinda intervino en la elección de su sucesor, que pasó a ser su sobrino Alfonso, hijo de su hermano, el rey Fruela I. No obstante, el rey Mauregato, hermanastro de Adosinda, expulsó del trono a Alfonso II el Casto y se apropió de él, obligando al depuesto rey a refugiarse en Álava.

Debido al apoyo que prestó a su sobrino, la posición de Adosinda en la corte se hizo insegura, y fue obligada a ingresar en el convento de San Juan de Santianes de Pravia, donde profesó como religiosa el 26 de noviembre de 785, donde residió hasta su muerte.

A su muerte recibió sepultura en la Iglesia de San Juan de Santianes de Pravia, en la que había sido enterrado su esposo, el rey Silo de Asturias..

[editar]


Zaida, también conocida como Isabel de Córdoba

Zaida (1063 - 1101) fue una princesa musulmana de al-Andalus, nuera de al-Mu'tamid y concubina de Alfonso VI con quien tuvo a Sancho Alfónsez, muerto en la batalla de Uclés (1108).

Las primeras informaciones sobre la vida de Zaida nos la proporciona la crónica árabe Al-Bayan al-mugrip de Ibn Idari, para decirnos que se casó con Abu Nasr Al'Fath al-Ma'mun, rey de la taifa de Córdoba, hijo del rey sevillano Muhammad ibn 'Abbad al-Mu'tamid. Por lo tanto fue nuera y no hija de dicho rey.

El Cronicón de Cardeña dice que era sobrina de Auenalfage, personaje al que Menéndez Pidal, en La España del Cid, identifica con Alhayib, rey de Lérida y Denia.

Alfonso VI toma en 1085 Toledo, alarmando a los andalusíes que ven peligrar su futuro, forzándoles a tomar la decisión, no sin grandes reparos, de llamar en auxilio a los guerreros berberes del otro lado del estrecho llamados almorávides.

El rey sevillano Al-Mutamid le pide ayuda en estos términos:

Él [Alfonso VI] ha venido pidiéndonos púlpitos, minaretes, mihrabs y mezquitas para levantar en ellas cruces y que sean regidos por sus monjes [...] Dios os ha concedido un reino en premio de vuestra Guerra Santa y a la defensa de Sus derechos, por vuestra labor [...] y ahora contáis con muchos soldados de Dios que, luchando, ganarán en vida el paraíso.

Yusuf cruza cinco veces el estrecho. La primera vez derrota a Alfonso VI en Sagrajas, la segunda vez tuvo lugar en el cerco del castillo de Aledo, en la tercera venida traía la firme decisión de destituir a todos los reyes de taifas y proclamarse emir de todo al-Ándalus. Caen Málaga, Granada y viendo el giro que habían tomado los acontecimientos, el rey al-Mu`tamid le pide a su hijo al-Ma'mun, que dejó al cargo de Córdoba, que mantuviese a todo trance la posición de la ciudad, pues sería impensable que tras la caida de esta fortaleza se pudiera mantener Sevilla. Los almorávides se acercan a Córdoba y al-Ma'mun, previendo un fatal desenlace, pone a salvo a su esposa Zaida, y a sus hijos enviándolos con setenta caballeros, familiares incluidos, al castillo de Almodóvar del Río que anteriormente había fortificado y abastecido.

La dispersión de los barrios cordobeses y la connivencia de sus moradores influyeron decisivamente para que en el año 1091 cayera la capital  según lo cuenta Abbad en su obra Cartás y Abd-al-Wahid: "Fath al-Ma'mun intentó abrirse camino con su espada a través de los enemigos y de los traidores pero sucumbió al número. Se le cortó la cabeza, que la pusieron en la punta de una pica y pasearon en triunfo".

Ese mismo verano Alfonso VI de Leñon, que recibía las parias de la taifa de Sevilla, intentó cumplir con sus obligaciones de protector enviando un ejército de socorro a Almodóvar del Río. Tras una dura batalla contra los almorávides en la que ambas partes sufrieron numerosas bajas, el ejército de Alfonso VI fue derrotado, pero Zaida fue acogida en la hueste cristiana y llegó a la corte de Toledo de Alfonso VI con quien casó tras convertirse al cristianismo y adoptar el nombre de Isabel.

Fruto de su matrimonio con el Rey Alfonso VI el Bravo, rey de Castilla y León, nacieron 3 hijos:

- Sancho Alfónsez (1093 - 1108) príncipe heredero, falleció en la batalla de Uclés.
- Elvira de Castilla y León (1100 - 1135) reina de Sicilia por su matrimonio con Rogelio II de Sicilia.
- Sancha de Castilla y León (1101 - 1125) Condesa de Liébana, por su matrimonio con Rodrigo González de Lara

El rey Alfonso VI quiso que los restos mortales de Zaida descansaran en el mismo lugar que había destinado para él mismo, sus reinas e hijos, y por ello, fue sepultada en el Monasterio de San Benito de Sahagún, exactamente en el coro bajo, antes de llegar al atril. Quadrado, en sus Recuerdos y bellezas de España, dice que "En sahagún descansa en túmulo alto el rey y debajo de una sencilla lápida Isabel y el joven Sancho, su hijo". En la lápida que cubría los restos de Zaida aparece esculpida la siguiente inscripción.

Una luce pirus septembris quum foret idus sancia transivit feria II hora tertia Zayda Regina Dolens Peperit.